Robredarcas

Robredarcas es otro de los muchos despoblados que podemos encontrar en la provincia de Guadalajara, ubicado en el termino municipal de Las Cabezadas.

Sabemos de su existencia ya en el año 1379, ya que esta población es mencionada en varias fuentes donde se hace referencia a las posesiones de la Casa de los Mendoza, entre las que se encontraba el lugar de Robredarcas.

Posteriormente encontramos referencias a Robredarcas en 1489, gracias al estudio "Los bienes del marqués de Cénete en la provincia de Guadalajara (1492-1523)", por María Teresa Fernández Madrid y Manuel Gómez Lorente:
"Tras las legitimaciones y con la autorización real, don Pedro fundó varios mayorazgos, unos los donó a su primogénito don Rodrigo de Mendoza, el resto los entregó a sus otros hijos. El primero de los realizados a favor de don Rodrigo, lo constituye en Ubeda el 3 de marzo de 1489 con las posesiones que tenía en el reino de Castilla, en la actual provincia de Guadalajara: Jadraque con la fortaleza del Cid y su tierra, los sexmos de Henares y Bomoba, Xirueque, Buxalharro, Robredarcas y Malillas"

El "Diccionario Geográfico-Estadístico de España y Portugal, tomo VII", escrito por Sebastián de Miñano en 1827, nos aporta algún dato sobre la población de Robredarcas en ese año:
"Provincia y partido de Guadalajaia, obispado de Sigüenza, tierra de Jadraque. 32 vecinos, 142 habitantes, 1 parroquia de quien es aneja la de Santotis. Situado en los confines septentrionales de esta provincia con la de Soria en terreno frío y áspero, lindando con términos de su anejo y Zarzuela de Jadraque. Produce poco trigo y cebada, centeno, patatas y cria de ganado lanar. Dista 8 leguas de la capital."

La despoblación de Robredarcas, al igual que en el caso de Las Cabezadas, se produce en la década de los sesenta, debido a la expropiación forzosa del terreno para su posterior repoblación forestal, por Decreto del 6 de mayo de 1967.
Hoy en día apenas quedan unos cuantos restos de lo que fueron sus casas, y sólamente se conserva en pie su iglesia, aunque semiderruida, cuya espadaña ha sido cubierta por la vegetación.









Fuentes:
- Los bienes del marqués de Cénete en la provincia de Guadalajara (1492-1523)
- Diccionario Geográfico-Estadístico de España y Portugal, tomo VII

2 comentarios:

  1. Era el pueblo de mi abuelo. Me alegra haber encontrado un artículo donde se citan las fuentes de información de una manera profesional. Enjorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Belén. Me alegra mucho que te haya gustado el artículo... todo nuestro respeto y cariño para las gentes, como tu abuelo, que un día habitaron estos pueblos de los que apenas nos queda el recuerdo. Un abrazo.

      Eliminar